Lentillas blandas

Las lentes blandas son las más populares entre los usuarios de lentillas. Se caracterizan por su alto contenido en agua y una buena permeabilidad al oxígeno, resultando muy  cómodas desde el inicio de su utilización. La incorporación del hidrogel de silicona en los últimos modelos prolonga la comodidad de las lentes blandas desde la mañana a la noche.

Están especialmente indicadas para uso cotidiano o esporádico, terapéutico, la práctica de deportes y en adaptaciones especiales acompañadas de lentes GP o semirrígidas. Incluso disponemos de materiales especialmente diseñados para niños pequeños.

Según convenga, las podemos adaptar en régimen de uso diario, quincenal, mensual y trimestral, y podemos compensar todas las miopías, hipermetropías, astigmatismos, e incluso la presbicia (vista cansada) con las sofisticadas lentillas progresivas. Más información sobre el procedimiento de adaptación.

Es muy importante reemplazar las lentillas siguiendo las indicaciones de nuestros optometristas. Recuerda que utilizar las lentes más días de lo previsto aumenta en gran medida el riesgo de infecciones debido a que estamos dando tiempo para que se acumulen microorganismos, proteínas u otros depósitos.