Lentes progresivas: ¿cómo saber si las necesito?

¿Cuándo usar lentes progresivas? Es una pregunta que nos hacemos a partir de los 40 años, cuando nos damos cuenta que nuestra vista “ya no es la que era”. ¿Qué hacemos diferente?

Alargar el brazo para leer el móvil, subirnos las gafas para poder ver bien de cerca o encender más luces para leer mejor. ¿Te resulta familiar?

Cuando esto ocurre, empezamos a plantearnos otras preguntas, como, por ejemplo:

  • ¿Necesito ya gafas progresivas?
  • ¿Qué síntomas tengo que tener?
  • ¿Cuánto tiempo me llevará adaptarme a unas lentes progresivas?
  • ¿Se va a notar que llevo lentes progresivas?
  • ¿Cuáles son las lentes progresivas recomendadas según mi situación?

Como profesionales en atención visual primaria, en ÒPTIC Platja d’Aro queremos que tengas la información necesaria. Tu óptico-optometrista te tiene que asesorar, guiar y acompañar durante todo el proceso.

En este post, te damos respuesta a esas preguntas que te puedan surgir. También, queremos hablarte de una novedad que acaba de lanzar al mercado Hoya Vision Care, el fabricante de lentes pionero en el mercado, y que creemos que puede ser muy interesante para ti.

Vamos por partes.

lentes progresivas òptic platja daro

¿Quién necesita gafas progresivas?

Las gafas progresivas son para aquellas personas que tienen o están empezando a tener presbicia o vista cansada. Asimismo, pueden necesitar lentes progresivas personas con miopía, hipermetropía o astigmatismo, entre otros problemas visuales.

En el caso de la vista cansada, ocurre por una falta de elasticidad del cristalino (la lente natural del ojo que permite enfocar a diferentes distancias). Así pues, a partir de una edad determinada, sentimos que se nos hace más difícil enfocar los objetos en distancias próximas.

¿Cuáles son los síntomas de que necesitas lentes progresivas?

  • Empiezas a ver borroso de cerca
  • Necesitas estirar el brazo para poder leer con nitidez
  • Necesitas una mayor cantidad de luz para leer bien
  • Tienes un ligero dolor de cabeza
  • Sientes fatiga visual, sensación de ojos más arenosos, secos…

¿Cuánto tiempo lleva adaptarse a las lentes progresivas?

Cada persona es un mundo y puede adaptarse antes o necesitar más tiempo. De todos modos, el período de adaptación suele ser de unos 10-15 días. Eso sí, la adaptación es más fácil en función de la calidad del progresivo.

Está claro que todo cambio necesita su tiempo. Lo importante es que comuniques a tu óptico cualquier incomodidad para que te haga los ajustes necesarios hasta que sientas cómodo/a al cien por cien con tus lentes.

¿Se notará que llevo gafas progresivas?

No se notará que llevas lentes progresivas, ni en el grueso de las lentes ni en la necesidad de usar unas monturas determinadas. Así que podrás escoger monturas ligeras y de la forma que desees. Además, la lente no variará el tamaño de tu ojo.

¿Cuáles son las lentes progresivas recomendadas según mi problema visual?

Como te comentábamos al principio, queremos hablarte de las lentes progresivas de Hoya Vision Care, que acaba de lanzar al mercado, y que tienen un nombre tan sugerente como Hoyalux ID Myself. ¿Qué ventajas tienen?

  • Son lentes progresivas personalizadas que garantizan un rendimiento excelente durante cualquier actividad. Como un traje a medida.
  • Te aportan confort visual y una claridad que te permite enfocar de lejos y de cerca.
  • Con menos distorsión y balanceo, tus ojos se adaptan fácilmente a la hora de realizar tareas distintas
  • Controlan el odiado “efecto prismático” en la zona periférica de las lentes progresivas.
  • Reducción significativa de la distorsión y del efecto de transición de las diferentes zonas visuales en todas las dimensiones.
  • Ofrecen una experiencia muy agradable mientras se usan dispositivos digitales, y también al realizar cualquier actividad al aire libre.
En este vídeo, puedes ver más sobre las innovadoras Hoyalux ID Myself.

Sabemos que las lentes progresivas son un mundo nuevo y que vas a necesitar asesoramiento. Así pues, ya lo sabes, para cualquier consulta que tengas:

¡A tu salud visual!