Javier Bonillo

Optometrista y director técnico. Alma Mater del centro. Su visión permite hacer realidad los retos que imaginamos en el día a día.

 «En alguna ocasión, alguien me preguntó si examinar la visión llegaba a convertirse en un acto mecánico y rutinario. Después de más de veinte años ejerciendo la profesión de optometrista confirmo diariamente el tópico de que cada persona es un mundo. Yo añadiría además que por cada persona hay una manera de ver el mundo. Conseguir mirar a través de los ojos de las personas que confían en mí, y captar su visión del mundo para intentar mejorarla es el reto al que me enfrento diariamente con una gran dosis de ilusión, entrega y pasión por el trabajo bien hecho.

Este es el espíritu que siempre he buscado y que se ha convertido en una filosofía para ÒPTIC Platja d’Aro, una empresa con un corazón amable y dinámico, movida por las ganas de ayudar, de complacer y de innovar, y conducida por un equipo de colaboradores con los que es un orgullo compartir los retos del día a día».