Optometría pediátrica

Tener la visión de un niño examinada por un profesional de la salud visual puede ayudar a conseguir un mayor éxito en el colegio, ya que el 80% de lo que el niño aprende entra por sus ojos. La detección temprana de algunas anomalías visuales es crucial para prevenir futuros desórdenes en el aprendizaje, de ahí la importancia de un examen visual completo adaptado a la edad del niño.

Según las recomendaciones de la Asociación Americana de Optometría, es aconsejable que el optometrista examine la visión de los niños atendiendo a las siguientes pautas:

  • Entre el nacimiento y los 2 años, se debe realizar una exploración de la vista a los 6 meses. Y si hubiera algún problema, volver de nuevo a los 6 meses.
  • Entre los 2 y los 5 años, se recomienda una exploración a los 3 años (inicio de la Educación Infantil). Y si hubiera algún problema, habría que seguir las indicaciones del profesional.
  • Entre los 6 y los 18 años, se debe realizar un examen de la vista antes de comenzar el colegio (inicio de la Educación Primaria), y después cada dos años. Y si hubiera problemas visuales, se recomienda cada año.